Saltar al contenido

Manteca de karité, conoce más sobre este cosmético natural

manteca de karité

La manteca de karité es un producto ampliamente utilizado en diferentes productos cosméticos: cremas corporales, champús y acondicionadores para el cabello, productos para mejorar la salud y el aspecto de los pies.

A este producto, que puede encontrarse en el mercado en distintos formatos, se le atribuyen numerosas propiedades y beneficios. Se trata, además, de un tipo de grasa muy económica, lo que favorece su éxito.

Qué es la manteca de karité

La manteca de karité es una grasa vegetal que se obtiene del árbol karité, Vitellaria paradoxa. Es habitual su uso tanto en cocina como en productos cosméticos, pero hoy nos centramos en su uso cosmético, por tratarse de un compuesto muy beneficioso y que es tendencia en la cosmética bio.

Con respecto a su origen, el karité es un árbol típico de la sabana africana, de gran porte, hasta 15 metros de altura y un metro de diámetro en su tronco. Este árbol destaca también su longevidad, pues puede alcanzar los tres siglos.

Karité significa árbol de mantequilla y de ahí se vislumbran algunas de sus propiedades. Los pobladores de la sabana utilizan desde hace siglos el fruto del karité, concretamente la pulpa y la cáscara, para obtener mantequilla y que esto sirva como grasa para sus recetas.

El fruto del karité se conoce como nuez, y es parecido a una oliva, una aceituna, pero cubierto de una cáscara fina, que también se cocina. Estas nueces de karité se cosechan desde junio a septiembre. Habitualmente, la cáscara se retira para dejar únicamente el fruto y una vez lavado y retirado las impurezas, se dejan secar para poder extraer la grasa que da lugar a la manteca.

En algunas comunidades, el karité está considerado un árbol sagrado, de modo que no se pueden recolectar las nueces directamente desde el árbol y se utilizan únicamente aquellas que caen al suelo.

qué es la manteca de karité

La manteca de karitées un producto muy tentador para las grandes empresas, pero se están promoviendo proyectos de desarrollo local para su explotación. De este modo, se busca la sostenibilidad y el crecimiento económico de estas comunidades.

Existen diferentes formatos de consumo o utilización de este producto: manteca pura, refinada o sin refinar.

La manteca pura es el producto que se obtiene tras descascarar las nueces, dejarlas secar al sol, prensarlas y hervirlas. El resultado que se logra es una manteca de color marfil, muy rica en nutrientes. La manteca puede ser utilizada tanto en cocina como en rutinas de belleza, para el cuidado de la piel y el cabello.

Pura

La manteca de karité pura es un producto 100% natural, que no lleva otros componentes, ni aditivos ni conservantes.

La grasa se envasa y al enfriar se granula un poco hasta obtener una consistencia sólida en forma de gran pastilla, como si fuera una pastilla de jabón, pero que se puede pellizcar y utilizar cómodamente en casa.

La manteca de karité pura se funde a menos de 30 grados. En este formato, únicamente con el contacto de la piel se va desprendiendo grasa muy untosa agradable al tacto y rica en vitaminas.

Sin refinar

Existen dos tipos de manteca de karité, la manteca de karité pura o sin refinar, que es una manteca pura al 100%, cruda, natural y sin tratar, y la refinada.

Este producto no ha pasado por ningún proceso de refinado y no se le añade ningún aditivo ni ningún conservante que modifique sus propiedades. La manteca de karité pura, sin refinar, conserva todas sus propiedades.

Su color, como comentamos anteriormente, es marfil o ligeramente amarillento, aunque también se puede tornar más oscuro hasta el gris. Algunas marcas comerciales este oscurecimiento e retira para darle un aspecto más atractivo. Un aspecto reseñable de la manteca de karité no refinada es que su olor es muy intenso, un tanto desagradable para algunas personas, entre aceite de oliva y aceite de cacahuete.

Refinada

En el caso de la manteca de karité refinada, la diferencia principal es que el producto puro, sin refinar, pasa por un proceso de elaboración para cambiar el color y eliminar el olor natural tan característico. Mediante este proceso, algunas propiedades de la manteca se alteran, pero aun así sigue siendo un producto altamente beneficioso en cosmética.

Para refinar la manteca es necesario calentar las nueces a temperaturas muy elevadas, haciendo uso del hidrocarburo hexano. Mediante esta práctica, el producto resultante incorpora más grasas de la nuez, se blanquea y se retira casi por completo el olor. Se obtiene así una manteca más blanca, inodora y con una textura más lisa y sedosa.

Propiedades y beneficios

beneficios de la manteca de karité para la piel

Tanto la manteca de karité pura como la refinada son muy beneficiosas para mantener un buen estado de la piel. Sus propiedades cosméticas son muy numerosas.

En cualquier caso, la manteca de karité se usa desde tiempos inmemoriales. El árbol del karité es completamente aprovechable, desde las raíces a la madera y los frutos.

La manteca se karité se ha utilizado durante siglos en África por sus propiedades curativas e hidratantes. Es rica en vitaminas A y E, así como en vitamina F. Por otra parte, proporciona una dosis importante de colágeno al organismo, lo que ayuda a retrasar los síntomas del envejecimiento.

Una de sus propiedades más significativas es que actúa como regenerador celular y antiedad, por su contenido en colágeno. Previene el envejecimiento de la piel y el cabello. Es también una grasa hidratante y muy nutritiva, lo que favorece su efecto a larga duración.

Es importante destacar también que la manteca de karité actúa como protector solar natural, protegiendo la piel de radiaciones UVA y UVB. Como ocurre con el aloe vera, alivia las quemaduras solares.

Estas propiedades convierten a esta grasa en un producto ideal para proteger a la piel de agresiones ambientales. La manteca de karité actúa como agente humectante y emoliente, de modo que retiene la humedad y evita la deshidratación dotando de mayor elasticidad a la piel.

Se muestra eficaz en todo tipo de pieles, pero es especialmente aconsejable para las personas con la piel seca. Por sus propiedades suavizantes y reestructurantes, este producto es un destacado agente cicatrizante. De esto derivan también sus propiedades antiinflamatorias.

Por último, la manteca de karité relaja y refresca la piel. De este modo, es habitual encontrarla como accesorio para masajes relajantes.

Usos: ¿para qué sirve?

Los usos de la manteca de karité son muy numerosos, y se derivan principalmente de sus propiedades. Lo más frecuente es utilizarla para la cara y para el pelo, mediante productos cosméticos que mejoran la salud de la piel.

En la mayoría de los casos, este producto se utiliza por sus propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias, descongestionantes, reparadoras o antiarrugas o como agente protector solar.

En algunos episodios vitales, como el embarazo y la lactancia, la manteca de karité está especialmente recomendada como producto antiestrías. Durante la lactancia, las grietas ocasionadas en el pecho también se pueden eliminar con este producto.

En el caso de los bebés, la manteca de karité por sus propiedades suavizantes es recomendable para evitar o mejorar las rozaduras provocadas por el pañal.

Para la cara

Una de las aplicaciones más comunes de la manteca de karité es su uso como cosmético reparador para el rostro. Aunque anteriormente mencionamos que esta grasa puede ser utilizada por todo tipo de pieles, en la cara hay que guardar ciertas precauciones.

Así, las personas con la piel muy seca y desgastada encuentran en esta grasa un agente hidratante perfecto pues con ella se alisan las arrugas, se alivia el enrojecimiento debido a los agentes externos como el frío y el viento y se estimula la piel a producir más colágeno.

Las personas con la piel grasa también pueden utilizar manteca de karité, aunque su uso es un poco más delicado. Mucha gente piensa que al tratarse de un producto muy graso, los poros se tapen con aceite, provocando un estallido. En estos casos, la solución pasa por utilizar manteca de karité pura y sin refinar, más rica en antioxidantes, ácidos grasos y propiedades antimicrobianas.

Para el pelo

manteca de karité para el pelo

Un segundo uso habitual es el que se le da a esta grasa para el cabello. Del árbol de karité se extrae un acondicionador natural muy popular. En muchos champús y acondicionadores no es extraño observar entre sus ingredientes este ingrediente.

De manera natural, esta grasa se ha utilizado durante siglos para calmar la picazón del cuero cabelludo seco o evitar a aparición de caspa. Además, es común su aplicación sobre cabellos rizados por sus cualidades humectantes.

Dos últimas aplicaciones de la manteca de karité es que protege el cabello de los rayos ultravioleta y actúa como suavizante, ablandando el pelo duro y quebradizo.

Vamos, que lo puedes combinar con estas ideas para fortalecer el cabello y lucir una melena 10.

Contraindicaciones

La manteca de karité no suele generar ningún tipo de reacción peligrosa ante el organismo. No obstante, su uso puede generar ciertas reacciones alérgicas o problemas de obesidad si se utiliza en exceso.

La mayoría de las personas utilizan este producto con fines cosméticos, y en el caso de personas con la piel o el cabello muy graso, pueden sufrir algún problema de irritación o inflamación.

Por lo general, este producto es inocuo para la mayoría de organismos. En algunas circunstancias, un exceso de esta “mantequilla” para su uso en cocina puede generar aumento de peso debido a los niveles de grasa concentrados.

El aceite de karité, en algunos casos, contiene látex en pequeñas proporciones y esto puede causar reacciones alérgicas en personas alérgicas a este compuesto.

Dónde comprar manteca de karité pura

La manteca de karité está a la venta en numerosos establecimientos, desde supermercados e hipermercados hasta tiendas especializadas, sin olvidar por supuesto la venta online. Es un producto cada vez más extendido y popular y que se puede disponer de él en diferentes formatos: jabones, aceites, cremas así como en formato comestible.

La manteca o mantequilla de karité es un buen sustituto de otras grasas en cocina. La parte más cremosa de la manteca se utiliza habitualmente como sustituto de la manteca para recetas al horno. En cualquier caso, esta grasa todavía es poco común para su uso en el mundo alimenticio.

Lidl

En Lidl este producto está disponible en tres variedades, una crema de 400 ml a un precio de 3,99 euros. Las variedades se diferencian en su aroma: chocolate, coco y mango, y están indicadas para pieles normales y secas.

Su uso está recomendado para después de la ducha, cuando los poros de la piel han abierto. Para conseguir un efecto más duradero, tras aplicar la crema hay que realizar un pequeño masaje corporal.

Mercadona

En Mercadona podemos encontrar diferentes productos cosméticos que incluyen manteca de karité entre sus componentes. No es manteca de karité pura, sino refinada. La marca Deliplus, la propia de Mercadona, ofrece una amplia variedad de cremas corporales, muchas de ellas con este ingrediente.

Entre estos productos, la crema que contiene más karité concentrado es su crema de manteca corporal, que incluye también manteca de cacao diluida. A su vez, en este establecimiento ofrecen también otros productos con manteca de karité de otras marcas.

Amazon

Otro de los establecimientos para adquirir manteca de karité es Amazon. La crema Naissance BIO 306 es un producto elaborado a partir de manteca de karité pura, sin refinar , elaborada de manera artesanal y vegana. Se obtiene de forma ética y sostenible en Ghana, uno de los países productores de este producto.

El precio de Naissance BIO 306 es de aproximadamente 21 euros. La firma obtiene la manteca de una cooperativa de mujeres en Ghana, al norte del país, en un trabajo de desarrollo social y comunitario. El producto es vegano y no está testado en animales, tampoco incluye organismos modificados genéticamente.

Los usuarios destacan de este producto su uso en diferentes áreas del cuerpo, su untuosidad y la posibilidad de elaborar cremas y mascarillas con la manteca de karité. Válida tanto para uso doméstico como profesional, la cantidad de producto contribuye a que la manteca de karité pura sea una forma de ahorrar en cosméticos.

Manteca de karité ecológica

Naissance Manteca de Karité BIO n. º 306 – 500g – Pura, natural,...
  • Manteca de karité 100 % pura, sin refinar, certificada ecológicamente y proviene de Ghana. INCI:...
  • Contiene altos niveles de ácidos grasos insaturados y antioxidantes naturales. Puede ayudar a mantener la...
  • Su aroma es natural, característico e intenso, su color es amarillo claro o crema y su textura es sólida....

La manteca de karité ecológica es la que se obtiene directamente del arbol de karité y que no está expuesta a ningún proceso químico para acelerar su producción. Se extrae de manera manual de los granos de karité. Este producto se comercializa en forma de jabones, cremas o pastillas que funden a temperatura inferior de los 30 grados.

La manteca de karité ecológica ecológica, a pesar de ser pura y sin refinar, puede incluir otros componentes. La manteca Fysio, que incluye cera de abeja, aceite de oliva virgen extra, aceite de Argán y otros aceites vegetales.

Añadir otros componentes vegetales a este producto persigue el objetivo de potenciar las propiedades del karité.

La manteca de Fysio es válido para todo tipo de pieles y ofrece tambien protección para la salud capilar y los bebés.

Este producto tiene un precio en Amazon que ronda los 18 euros y su valoración es de 4,2 sobre 5 estrellas. Entre los comentarios solo se registra uno negativo, que indica que la crema no resultó válida para la piel pero sí para el cabello.