Saltar al contenido

Ir a la nieve con niños: Mejores destinos, consejos y equipo

escapada a la nieve con niños

¿Estás pensando en ir a la nieve con niños, todos juntos en familia? Fíjate que cuando te di planes para el Puente de Diciembre con niños no pensé en hablar de una escapada a la nieve. Y es que los meses de diciembre, enero y febrero son los mejores para ir a esquiar con niños o, para el caso de los más pequeños, para visitar la sierra más cercana y que los niños toquen, jueguen y disfruten la nieve de la montaña.

Si no lo has hecho nunca hasta ahora, seguro que te rondan muchas dudas por la mente.

No te preocupes por nada, que para eso he preparado esta guía con consejos para preparar una escapada a la nieve con niños!

¿Por qué ir a la nieve con niños?

Son muchas las razones para irte a la nieve con la familia. Te voy a hablar de algunas de las principales para mí porque cuando hago algún viaje con niños en invierno, suele ser a sitios con nieve o sierra cercana:

  • En primer lugar, porque teniendo en cuenta que cada vez nieva menos, posiblemente sea muy difícil que tu niño entre en contacto con la nieve allá donde viváis. Eso si es un lugar en el que nieva. Si no, no te queda más remedio que organizar un viaje, o al menos una escapadita, para que descubra la nieve. Además, si tiene amiguitos que ya han estado en ella, seguro que le han contado lo bien que se pasa allí y ya tienen ganas de probar.
  • Por otro lado, porque la nieve es un entorno ideal para despertar su imaginación y creatividad. Con la nieve pueden crear figuras de todo tipo a su gusto, y si tienes o vais con más niños o tu pequeño hace amistades allí, pueden organizar juegos que se les ocurra con la nieve. Darán rienda suelta a su imaginación como pocas veces.
  • Además, llevarlo a la nieve es una forma distinta de que entre en contacto con la naturaleza y respire aire limpio. Si vives en una ciudad como Madrid o incluso más pequeña lo agradecerás mucho, porque seguro que estás siempre buscando la ocasión de alejarlo un poco de ese ambiente de polución de las grandes urbes.
  • Y por último, ya se sabe que los niños no paran, pero cualquier excusa es buena para mantenerlos activos y haciendo algún tipo de ejercicio. Prueba, llévatelo a la nieve, ¡y verás lo tranquilo que va a dormir esa noche! Terminará rendido, no lo dudes.

Escapada a la nieve con niños

Ya lo tenemos claro; ir a la nieve con niños es una gran idea. Todo un regalo que le puedes hacer, y de esos recuerdos que tendrá para toda la vida. Ahora vamos a organizar la escapada, ¿te parece?

Pues venga, ¡al lío!

Dónde ir: mejores destinos en España

dónde ir a la nieve con niños

En España hay muchos lugares para disfrutar de la nieve, por suerte. Pero aquí vamos a centrarnos en dónde ir a la nieve con niños. Yo personalmente me quedaría con estos lugares:

Sierra Nevada (Granada)

Sierra Nevada te suena seguro, ya que es una estación famosa y donde se celebran muchas competiciones.

Pero a pesar de que tiene descensos para nivel experto, también alberga zonas ideales para nuestros pequeños esquiadores. 

Tiene 19 pistas verdes, es decir, de acceso muy fácil. E incluso cuenta con dos pistas familiares, perfectas para pasarlo en grande con los tuyos: la Pista del Bosque y la Pista del Mar.

En Sierra Nevada hay dos programas infantiles. Uno es el Diver Sky, con muchas actividades para ellos y clases de esquí también; y el otro es el Family Kids, pensado para los niños de entre tres y doce años.

Pero eso no es todo. En La Fuente del Mirlo Blanco los peques pueden jugar en los toboganes, bajando en roscos; subirse a trineos rusos; patinar sobre hielo; e incluso hay castillos hinchables para ellos.

Tiene otros lugares especialmente habilitados para los niños, como Dream Land, un parque infantil con muchas actividades de entretenimiento pensadas para ellos; y el Jardín Alpino, donde pueden aprender a esquiar jugando.

Candanchú (Pirineo Aragonés)

candanchú con niños

En Candanchú encontrarás nueve pistas verdes, que han sido homologadas por la FIS y tienen un acceso muy fácil. Cuenta con una escuela de esquí para principiantes que también enseña a niños.

Pero la cosa no queda ahí, ya que esta estación tiene un espacio lúdico, donde los pequeños pueden subirse a un trineo, disfrutar de un castillo hinchable o jugar en la nieve.

Y qué decir de Candanchulandia, otra zona lúdica de tipo nórdico en la que los niños de entre dos y siete años pueden pasarlo pipa comenzando a esquiar mientras juegan.

Aramón Formigal-Panticosa (Los Pirineos)

Nos vamos al Valle de Tena para encontrar una estación de esquí con muchas actividades pensadas para los más pequeños de la familia.

En el Jardín de Nieve Sector Formigal, niños de a partir de cuatro meses pueden disfrutar a lo grande, en zonas y actividades divididas y atendidas por personal especializado.

Cuenta con una zona exterior con cinta transportadora para mayores de tres años, que pueden entrar en contacto con la nieve por primera vez.

Por otro lado está el Jardín de Nieve Sector Panticosa, con unas instalaciones cubiertas y pensadas para que los niños puedan jugar de forma segura. Tiene una cinta remontadora exclusiva para los más pequeños, gracias a la cual pueden experimentar haciendo sus primeras bajadas.

En la Skyti Pista pueden probar un circuito de esquí solo para niños. Anayet Kids es un sector que ofrece muchos juegos, y donde pueden disfrutar de talleres de maquillaje y fiestas con animación en las que también pueden escuchar música y bailar.

También está el Bosque Animado, que es un espacio en el que pueden interactuar con la naturaleza.

Valle de Núria (Val de Ribes)

valle nuria con niños

Si te decantas por Vall de Núria, en primer lugar encontrarás el Parque Lúdico, con pistas de trineo tanto para los peques como para vosotros.

También tiene una tirolina, juegos de equilibrio en altura, trineo cross y un rocódromo para niños.

A través del telecabina puedes llegar a las pistas azules, que son las más apropiadas para los pequeños. Y si tu peque es un poco más mayor, no te olvides de visitar el Cau de la Marmota, que es una zona para niños de cuatro a diez años en la que pueden disfrutar de talleres de cuentos y maquillaje y del tiro con arco.

Port del Comte (Pirineo Catalán)

Port del Comte tiene más de 42 kilómetros esquiables y de distintos niveles, por lo que dispone de rutas perfectas para los pequeños de la familia.

Cuenta con atracciones especiales para ellos, como los descensos en tobogán, las excursiones con raquetas de nieve y paseos en trineo.

Los más pequeños pueden jugar a su aire en el Jardín de la Nieve, siendo supervisados en todo momento por el personal de la estación. Y si tienes un niño un poco más mayor, podrá disfrutar de las camas elásticas, las tirolinas, el snowpark y el circuito de aventuras entre árboles.

Ropa de nieve para niños: ¿cuál hace falta realmente?

ropa de nieve para niños

Lo sé tan bien como tú: si le damos vueltas hasta a qué ponerle a nuestros niños para echar el día en un parque en la propia ciudad, ¡imagina para llevarlo a la nieve! Ya lo he pensado también, y por eso te voy a contar lo que creo mejor respecto a la ropa de nieve para niños:

Ropa interior

Empecemos por la ropa interior.

A mí me gusta que sea de algodón para todo, pero si se trata de ir a la nieve, pienso que esto es innegociable.

Siempre que vayan a estar expuestos a un ejercicio más intenso, necesitarán un tipo de tejido que favorezca la transpiración. Los calcetines deben ser buenecitos, de lana a poder ser. Piensa que van a correr sin parar.

Jersey y chaqueta o abrigo impermeable

El jersey también debería ser de lana y de poliéster, pero fino, para que no le resulte incómodo.

Te aconsejo mejor un jersey de cuello alto que una bufanda; en primer lugar, por la posibilidad de que la pierdan; y además, porque como se caiga al suelo, tendrás que esperar a un rato para que se seque y se la pueda poner de nuevo, y mientras tendrá la garganta desprotegida. Además, en actividades como el trineo, puede engancharse y resultar un peligro. Olvídala.

El abriguito, fundamental que sea impermeable. Si puede ser un anorak, mejor que mejor.

Pantalones y botas para la nieve

Los pantalones también tienen que ser impermeables, y acolchados a poder ser. Busca un modelo estrecho por abajo, ya que lo mejor es que entre por debajo de la bota.

Pasamos precisamente al calzado. No le pongas unas botas de agua, porque el material de la suela suele ser un plástico un tanto fino con el que notará la frialdad enseguida. Busca otro tipo de bota más vasta, con una suela más ancha, un poquito alta y y si está forrada, mejor.

Gorro, guantes y gafas de sol

La bufanda debes dejarla pero, ¡ojo! El gorro no. Que sea un poco grandecito, para que le tape bien las orejas. Seguro que temes tanto como yo las otitis, así que ten especial cuidado con esto.

Indispensable que lleven algún tipo de guantes. No están acostumbrados a tanto frío en las manos, así que es fundamental protegérselas.

También puedes optar por unas manoplas si es un niño muy pequeñito, pero a mí me gustan más los guantes porque tienen más libertad de movimiento. Tanto en uno como en otro caso, lo importante sobre todo es que sea un modelo impermeable.

Y, por favor, parece una tontería, pero protegerse los ojos en la nieve es primordial, en adultos y en niños. Por eso, cómprale unas ganas de esquí para niños si realmente vais a realizar actividades en la nieve durante todo el día. Yo compré este modelo unisex y encantados con ellas (y están disponibles en 5 colores):

Comprar trineo: ¿sí o no?

trineo nieve para niños

Mi opinión personal es que es bastante innecesario.

Si tienes una vivienda grande y vas a ir muchas veces a la nieve, te lo puedes plantear.

Pero si no quieres acumular cosas en casa, yo te recomendaría olvidarte de esto.

Vale que los trineos para niños tienen un precio muy económico, ya que puedes encontrarlos entre diez y veinte euros fácilmente, pero sinceramente no creo que merezca la pena.

Como has visto ya, en las pistas de esquí con zonas especiales para niños suelen ofrecer actividades en trineo. Por eso creo que no es muy importante comprar uno.

Piensa además que irás cargando con un trasto que no utilizará más que algún rato al día, porque encontrará muchas otras cosas que hacer en la nieve. Mejor aprovechar los trineos que te ofrecen en las pistas, ¿no crees?

En cualquier caso, esta es solo mi opinión. Por si sigues empeñada en comprar un trineo para la nieve puedes echar un ojo a estos que he encontrado en Amazon y que están muy bien valorados por los compradores:

Otros consejos para divertirse en la nieve

Ya lo tenemos casi todo pensado para que nuestro pequeño pase una jornada inolvidable en la nieve. Pero no me gustaría terminar este post sin darte algunos consejitos más para que la excursión sea simplemente, perfecta:

Que beba agua como si fuera un día de calor

consejos para ir a la nieve con niños

A pesar de que va a realizar actividades en un lugar especialmente frío, es importante que el niño se encuentre hidratado, ya que no va a parar en ningún momento. Aunque no tenga sed, pregúntale de vez en cuando si quiere agua.

Tu peque se lo estará pasando tan bien que igual ni se da cuenta, pero una vez que se lo recuerdes, fijo que agradece un poquito de agua.

Protege su piel

Cuando vamos con los niños a la playa no se nos olvida el protector solar. Sin embargo, en la nieve esto puede pasar más desapercibido, cuando lo cierto es que el reflejo del sol en la nieve es muy peligroso, porque puede incluso provocar quemaduras.

También es interesante aplicarle una crema hidratante, ya que la piel se seca mucho con el frío y puede llegar a tener molestias.

Adviértele que te avise cuando se moje

Como ya hemos dicho, el niño está completamente absorto en la nieve. Por eso es posible incluso que se moje y no le dé ni la más mínima importancia, sobre todo si no es nada delicado.

Así que es importante que tú le avises de que cuando se moje te lo diga, para poderle cambiar.

No olvides llevar un recambio de la ropita que puede llegar a terminar empapada, como por ejemplo el jersey (el abrigo debe ser impermeable, pero no descartes que en algún rato en que el sol le dé de pleno, se lo tengas que quitar un poquito).

El simple hecho de escribir esta entrada recreándome en cómo lo pasan los peques en la nieve ya ha sido un auténtico placer para mí. Así que imagina cómo podéis pasarlo si te decides a llevártelo a realizar este tipo de actividades. No te lo pienses más; tan solo sigue estos consejos y pasar un fin de semana en la nieve con niños no supondrá ningún problema. Y en cambio…¡La diversión está garantizada!

Y ahora, dime: ¿vas a ir a la nieve con niños o te lo vas a pensar?

cookies

 

En Madre Millenial tenemos las mejores cookies de la Red. ¿Quieres probarlas?

Política de Cookies