Saltar al contenido

Dismenorrea. ¿Por qué duele la regla?

por qué duele la regla

¿Has oído hablar del término dismenorrea’? Yo sí. Sé que afecta a un buen número de mujeres, pero la gran mayoría no sabemos su nombre, causas ni tratamiento. Lo que sí sabemos es que la regla duele. Duele mucho. ¿Quieres descubrir qué es la dismenorrea, por qué la menstruación es tan dolorosa y cuáles son los mejores remedios contra ese dolor insoportable que soportamos cada ciclo mensual?

Venga, no más misterios. Te lo cuento a continuación:

Qué es la dismenorrea. Definición.

Comienzo explicándote que es exactamente para que logres reconocerla rápidamente.

Se conoce como dismenorrea al dolor pélvico y abdominal intenso que aparece en la mujer antes o incluso durante la menstruación.

Por lo general, tiene una duración de unas 24-48 horas y, según el último estudio, un tercio de las mujeres la sufren. Suele aparecer en mujeres que fuman, en aquellas con sobrepeso u obesidad o en quienes toman alcohol durante la regla, pero no son condiciones indispensables para desarrollarla.

En muchas ocasiones el dolor es tal que la mujer tiene incapacidad laboral y es imposible poder moverse del sofá o de la cama. Hay meses que duele más y otros menos, pero el dolor que produce la regla siempre está ahí, con menor o mayor intensidad.

dolor menstruación causas

¿Qué tipos existen?

Hay dos tipos de dismenorrea: la primaria y la secundaria.

Dismenorrea primaria

Empieza en la zona más baja del abdomen y hace su aparición estelar unas 24-48horas antes de que venga el periodo. En el primer día en el que se tiene la regla tiende a ir desapareciendo poco a poco. Normalmente suele darse en mujeres de entre 17 y 25 años.

Dismenorrea secundaria

En este caso, el dolor sigue siendo en el abdomen, pero se vuelve mucho más agudo y continuo. Aparece una semana antes de la regla. La padecen las mujeres de más de 30 años que ya han tenido hijos, por lo general.

¿Por qué duele la regla?

Las causas de la dismenorrea primaria suele darse más que nada por un desajuste hormonal. No suele haber una enfermedad ginecológica que provoque ese dolor.

En el caso de la dismenorrea secundaria, sí que viene dado por otras patologías relacionadas como los miomas uterinos, quistes o infecciones.

Síntomas principales: ¿Cómo saber si es dismenorrea?

El primer síntoma, y más visible, es el dolor.

Así es, es el principal causante de que nuestros días de regla se conviertan en un infierno. Hablo de un dolor pélvico y/o abdominal insoportable que no solo te quita las ganas de moverte de la cama, sino que además, en mi caso, despierta el peor mal humor de la historia (mi marido lo sabe, pobrecillo)

Hay mujeres que sufren otros síntomas igual de molestos o más durante la menstruación, como los vómitos, los cólicos, el dolor lumbar, diarrea, sensación de cansancio, migrañas, desmayos o fatiga generalizada.

En el caso en que el dolor sea mucho más continuo y prácticamente inaguantable y dure por más tiempo, tendrás que optar por empezar a tomar medidas ya que se tratará de una dismenorrea secundaria. Algo más complicada de controlar, pero no imposible. Sigue leyendo y te cuento cómo reducir esos dolores de regla

Tratamientos para reducir el dolor menstrual

Lo primero que tienes que tener claro es que no se puede prevenir. Es decir, aparece y listo.

Lo que SÍ puedes hacer es tomar una serie de medidas para poder hacer que los síntomas se reduzcan. Uno de ellos, como te podrás imaginar, es el de llevar una dieta equilibrada y sana. Hacer deporte de forma regular o beber líquidos calientes también puede funcionar.

dolor regla remedios caseros

Los masajes en el abdomen o dormir con las rodillas en el pecho también ayuda, aunque esto último a mí no me resulta nada cómodo, no lo recomiendo. Y, por supuesto, el uso de pastillas como el Ibuprofeno puede ser muy útil, aunque yo no soy partidaria de utilizar medicamentos si el dolor no es lo suficientemente insoportable. Por cierto, también hay mujeres a las que les ha funcionado el tomar la píldora anticonceptiva que, además de reducir el dolor de la regla, suele reducir también el tiempo que dura y la cantidad de manchado.

¿Hay tratamiento natural?

Partiendo de la base de que, como te he dicho, no pueden desaparecer los síntomas completamente, existen una serie de remedios caseros para los dolores de la regla. Yo tampoco soy muy creyente de estas cosas, pero cuando estás desesperada, vale todo. Algunos de los más populares son:

  • Té de hojas de frambuesas. Gracias a sus propiedades analgésicas y antiespasmódicas, conseguirá ayudarte a que los calambres durante el periodo desaparezcan. Tan solo necesitarás un vaso de agua y una cucharada de este té. Lo puedes encontrar en cualquier herboristería.
  • Hierbabuena y tomillo. En este caso esta bebida funciona como antiinflamatorio y ayuda a mejorar la circulación en nuestra zona pélvica para conseguir reducir las contracciones. Hazte, con una cucharada de hierbabuena con dos de tomillo y prepara la infusión.
  • Jengibre, albahaca, nuez y canela. Algo más compleja de preparar pero muy efectiva en caso de diarrea, vómito o náuseas. Con la mezcla de estos cuatro ingredientes notarás mucho la mejoría.
  • Una manta eléctrica. ¿Esto es un remedio casero? Bueno, es algo que solemos tener en casa, así que “aceptamos barco”. El calor ayuda a calmar el dolor. Para ello, tan solo tendrás que ponerte una manta eléctrica o una toalla caliente en la zona abdominal durante unos minutos.
  • Bebe agua. Llevar una buena hidratación también es clave para evitar los dolores menstruales.

¿Por qué a algunas mujeres les duele la regla y a otras no?

Es la eterna pregunta, sobre todo en el caso de las mujeres que sí padecemos dolor menstrual cada mes.

El dolor de regla tiene un origen muy lógico. Cuando no existe embarazo, el útero provoca una serie de contracciones con la que intenta expulsar el endometrio, lugar en el que se acogería al feto. Esas contracciones son las que hacen que la regla nos duela.

El hecho de que a unas mujeres les duela más que a otras depende de la cantidad de prostaglandinas de las que disponga el organismo. Son unas sustancias que se producen antes y durante la menstruación y son las principales responsables de las contracciones. En definitiva, las verdaderas culpables del sufrimiento.

La explicación:
Cada mujer tiene un número distinto de prostaglandinas y su mayor o menor cantidad hará que la regla duela más o menos.

¿Cómo te quedas? Ahora ya sabes por qué duele la regla y por qué a unas mujeres les duele más que a otras.

¿Qué tal si ahora pasamos a ver por qué también duele la cabeza, el pecho y la espalda durante el ciclo menstrual?

¿Por qué me duele también la cabeza, el pecho o la espalda?

Seguro que, a parte del dolor pélvico, también notas dolor en la cabeza, el pecho o la espalda. Pues en Madre Millennial te vamos a explicar por qué:

  • En el caso del dolor de espalda, este viene dado porque las contracciones que se dan en la zona del útero van conectadas a algunos vasos sanguíneos de la zona de la espalda y, por tanto, de ahí el dolor.
  • En cuanto al dolor de pecho, hay que tener en cuenta que en nuestro pecho es donde se resguardan un gran número de estrógenos y, más o menos en la mitad del ciclo, es cuando se dan los niveles más altos. Por ese motivo el pecho es uno de los más afectados durante el periodo menstrual (y durante los nueve meses de embarazo, créeme).
  • Por último, el dolor de cabeza viene dado por la pérdida de hierro a causa de la pérdida de sangre. Ni más ni menos. Por ese motivo es recomendable tomar alimentos ricos en hierro durante este tiempo.

Las mujeres compartimos muchas ventajas que nos hacen ser únicas. Lamentablemente, con el caso de la dismenorrea o dolor menstrual, se convierte más en algo en contra. Mi consejo es que si el dolor es casi insoportable visites a tu ginecólogo para que te ofrezca alguna solución más efectiva. Si sufres una dismenorrea primaria, sigue los consejos que te he ofrecido y verás como notas mejoría. Eso sí, ten en cuenta que no estás sola en esto y que son muchas las mujeres que pasamos por ello cada mes. ¡Fuerza, chicas!