Saltar al contenido

Cómo enseñarle a leer: 10 Trucos de un maestro para lograrlo

consejos enseñar a leer

Si has entrado aquí, seguramente sea porque estás preocupada porque tu hijo tarda en aprender a leer o porque crees que todo iría mejor si tú le enseñases a leer, aparte de lo que haga en el cole.

Por eso, he preparado esta especie de guía redactada por un amigo maestro que creo que puede ayudarte a enseñar a tu hijo a leer.

10 Trucos para enseñar a leer a un niño

¿Por dónde empezar? ¿Cómo hacerlo? ¿Son necesarios muchos materiales?

Tranquilo/a, aquí te voy a dar 10 claves para enseñar a leer a un niño de forma fácil y rápida.

Te cuento el resultado desde ya: tu hijo va a aprender a leer y ambos os vais a divertir mucho durante este maravilloso camino.

enseñar a leer a un niño

1- El día de su nacimiento es el mejor momento para enseñarle a leer

Sí, has leído bien. Para enseñarle a leer lo mejor es empezar desde que nacen. No se trata de meterles un libro en la cuna, claro, sino de comenzar tú a leerle cada día para se vaya acostumbrando.

Esta parte es fundamental, ya que le va a permitir que, cuando comiences a enseñarle a leer de verdad, el camino sea mucho más fácil.

Hay gente que no le lee hasta que no están aprendiendo a leer. Ese es un error tan grande como si no le hablases hasta que no aprendiese a hablar, ¿no crees?

2.-Ponle un libro en las manos desde pequeño

Cuando son bebés, jugar con libros les resulta muy entretenido. En ese tipo de libro el texto no es importante, sino que el foco está en las texturas, los desplegables, los colores, etc. Es una manera de que se familiarice con el hecho de tener un libro y de disfrutar con él.

Producto disponible en Amazon.es

Si su primera experiencia con un libro es ponerse al lado de su maestra a intentar leer cuando aún no sabe, vivirá una experiencia negativa que puede hacerle sentir rechazo hacia los libros. Por eso, lo mejor es que antes de todo eso haya disfrutado mucho con sus propios libros en casa.

cómo enseñarle a leer

3.- No, leerle la enciclopedia no es una buena idea

No se trata solo de leerle, sino de que la lectura sea interesante. Cuando son bebés, los libros pensados para su edad están muy bien para manipular, pero es necesario contarle cuentos. A los niños les encantan las historias (y a nosotras también, reconócelo).

Los cuentos clásicos siempre son una buena opción.

4.-Crea un rincón solo para libros en su habitación

Si quieres que el niño se divierta con los libros, lo mejor es reservar una pequeña estantería o espacio en el que guardar los libros a una altura a la que él llegue. Puedes decorar ese espacio con sus personajes favoritos para hacérselo más atractivo.

Por pequeño que sea, si es capaz de ponerse de pie y alcanza esa zona, ten por seguro que pasará mucho tiempo jugando con sus libros. Además, cuando son bebés les viene muy bien manipular sus libros para desarrollar la motricidad.

Es mucho más efectivo dejar sus libros a mano que decirles que lean u obligarles a pasar tiempo con ellos. La lectura, si no es voluntaria, no valdrá para nada.

5.-Adapta la enseñanza a su ritmo de aprendizaje

Una vez que el niño tiene 3 años llega el momento perfecto para comenzar con la enseñanza de la lectura propiamente dicha. Sin prisas, sin querer que lea mañana, con paciencia y con una premisa que nunca debes olvidar: hay que adaptarse a su ritmo.

Por mucho que la vecina te diga que su hijo con 3 años se leyó el Quijote, cada niño tiene su propio ritmo, e intentar cambiarlo puede llegar a dañarle mucho. Por eso, ve paso a paso y siempre adaptándote a cómo aprende él.

6.-Empecemos por la “A”

Dirás que llevamos ya 5 claves y aún el niño no se ha puesto a leer. Es cierto, pero todos esos pasos van a facilitarte mucho lo que viene ahora: sentarse con el niño y leer. Lo primero será una enseñanza activa del abecedario.

cómo empezar a leer

Desde los 3 años, cada vez que termines de leer un cuento puedes sentarte con él y jugar a reconocer diferentes letras. Comienza siempre por la “A”, y no pases a la “E” hasta que no sea capaz de reconocerla sin problemas. Recuerda: no tienes prisa.

Para hacerlo, lo mejor es empezar por las mayúsculas. Busca cuentos escritos en mayúsculas. Enseñarle el abecedario poco a poco con sus propios cuentos logrará que sea algo mucho más motivador y divertido.

7.-Juega con las letras

Los niños aprenden mejor jugando, y tú no eres su maestra, sino su madre, así que la mejor opción es enseñarle con juegos siempre que sea posible.

Hay muchos juegos diferentes que se pueden hacer para que lo paséis bien con las letras. Porque tú también te mereces pasarlo bien, ¿no crees?

Es muy importante que le premies cada vez que acierte. Un simple beso, un gusanito o cualquier premio que sea pequeño y que sirva para que él perciba que lo ha hecho bien será perfecto. Y, cuando falle, que lo hará, recuerda que está aprendiendo y que debes cargarte de paciencia.

8.-El método, la clave para empezar

En la enseñanza de la lectura hay dos métodos principales: el global y el analítico. En el global se asocia un significado a la palabra en su conjunto, mientras que en el analítico, que es el más usado, obtenemos el significado de la palabra a partir de juntar sus letras.

Sea cual sea tu preferido, mi consejo es que hables con su maestra y le preguntes por su método. Si ella va a seguir uno y tú otro, lo único que conseguirás es que el niño tenga un gran cacao y que acabe por mostrar algún problema serio en el aprendizaje de la lectura.

9.-La lectura es un instrumento

El aprendizaje de la lectura debe ser un proceso natural. No debes intentar acelerarlo a base de ponerte con tu hijo varias horas cada día para que ese proceso sea más rápido o para que sea el primero de la clase.

Así, lo único que conseguirás es que acabe rechazando los libros, y ahí sí que tendrás un verdadero problema. Recuerda que la lectura es un instrumento para ser capaz de aprender y de conocer más. De nada te servirá que domine la técnica de la lectura si se siente mal al abrir un libro a causa de esa presión innecesaria.

¿Quieres saber cómo se enseña a leer con el método Montessori? Haz clic en el enlace anterior.

10.-Role playing

Juega con él a intercambiar los papeles. Que él te lea a ti el cuento de antes de dormir es una buena manera de hacerlo. Otra idea es montar un mini colegio y que él haga de maestro, para que lea un cuento a toda la clase. A sus peluches les resultará muy divertido y para él será un subidón de motivación.

Lo principal de todo esto es que entiendas que el aprendizaje de la lectura es un proceso bonito. Si para ti y para tu hijo está resultando una tortura, es que no estás dando los pasos adecuados.

Con estas claves, seguro que estás a tiempo de allanar ese camino y empezar a disfrutar juntos con las palabras. ¿A qué esperas para enseñarle a leer?